Folga de alugueres en Barcelona 1931 e represión da República

No libro “La huelga de alquileres y el Comité de Defensa Económica”,  Manel Aisa fálanos dun tema tan actual como a loita pola vivenda digna. Neste caso a loita non se centrou, como hoxe en día, nas abusivas hipotecas bancarias, se non que se enfrontaron ós propietarios que estafaban ós inquilinos que alugaban as súas vivendas. O éxito da campaña foi tan importante que o xornal La Solidaridad Obrera cifra en 45 000 as familias que secundaron a folga en xullo de 1931 en Barcelona deixando de pagar o aluger e confiaban  que en agosto se superasen ás 80 000 familias.

As principais reivindicacións do Comité de Defensa Económica que promovía tales folgas, eran:

“1º Que no se pague más el alquiler hasta que se haga efectiva la cantidad entregada como depósito.

2º Que después solo se pagaría el alquiler con una rebaja del 40% de descuento

3º Que los obreros en paro no tendrían que pagar alquiler y que, si el propietario se niega a aceptar el alquiler rebajado, se habrá de declarar en huelga de alquileres y no pagar nada, siempre señalando que se hacía siguiendo las consignas de la Comisión de Defensa Ecónomica”.

O goberno republicano, lonxe de atender as demandas obreiras, respostou coa máis terrible brutalidade, liderando a represión o canalla de Anguera de Sojo. Desta maneira a República do 14 de abril tan alabada por certos sectores da “esquerda”, demostrou ser a mesma merda que a anterior dictadura de Primo de Rivera.

Así o explicaron os compañeiros da Solidaridad Obrera no ano 1931.

“Anguera de sojo hizo una visita a la cárcel Modelo mandando llamar a los presos uno por uno (estaban en huelga de hambre). Una vez en su presencia los insultaba de mala manera, dando lugar con sus desplantes a que éstos, cansados hicieran una protesta airada, deshaciendo todo lo que sus fuerzas permitían.

A tenor de la provocación del poncio para con los presos, y como protesta a una conducta tortuosa del mismo, fue declarada la huelga general en Barcelona.

Las consecuencias de esta huelga todo el mundo las conoce 18 muertos, un montón de heridos y 500 encarcelados.

¿Pero quién es el autor material de este crimen colectivo? Anguera de Sojo y nadie más.

El primer día de huelga, a las siete de la mañana aproximadamente en el Paseo de San Juan, un automóvil, ocupado por agentes de Policía y Guardias de Asalto hicieron fuego sobre un grupo de hombres, matando a dos de ellos e hiriendo a otros. A partir de este momento, cuando el pueblo observa los instintos de esta gentuza. ¿Qué debía hacer? ¿Debía dejarse asesinar sin procurar la defensa de la vida en peligro?

Así pues, que si hubo ataques también hubo defensa. Esto que es una cosa bien natural, se tomó como una revolución, poniendo para sofocar una huelga toda la fuerza en pie de guerra. Camiones de policías del casco, de Asalto, que apuntando con las pistolas y fusiles iban sembrando el terror por donde pasaban.

Al día siguiente, o sea el segundo día de la huelga, con pretexto de tener confidencias de que en los centros se reunían hombres con armas para hacer no sabemos qué, se dio orden de asaltar los centros.

Se fue a cumplimentar esa orden, ¡pero de qué forma!

Doscientos o trescientos guardias y policías emprendieron éstos un tiroteo cerrado contra los locales como si se tratara de asaltar una posición ocupada por un grueso ejército enemigo.

Por la tarde del mismo día, cuando uno de los centros que se había resistido se rindió, la policía poniendo en práctica ese odio que tiene a la clase obrera. (…)

Testimonios presenciales de estos criminales hechos han depuesto ante los jueces y la opinión  la verdad de lo sucedido, sin que hasta la fecha presente se haya tomado una sola sanción.

La han tomado, sí, con algunos de los que resultaron heridos en esa agresión. Llegando a procesarlos.

¡Qué forma más bonita de hacer justicia! Después de todo lo que ya varias veces citado, como ya decimos en otro lugar, unos cuantos centenares de presos, procesados unos, gubernativos otros.

La prisión flotante donde yacemos (el vapor Antonio López) no reúne condiciones de higiene.

Las bodegas, húmedas, sin ventilación, expuestos todos a coger una infección. Para cama, dos colchonetas de hierba marina, en cantidad tan insignificante que ni aplicándole una cerilla arde.

A consecuencia de esa deficiencia, la mitad de los detenidos nos hallamos enfermos.

Si se tiene en cuenta que no hay necesidad de dormir en tierra puesto que las bodegas donde se nos tiene son las dedicadas al pasaje de tercera y para cada uno de los pasajeros se le coloca una litera, se deducirá fácilmente que lo que pretenden las autoridades republicanas es que dejemos nuestra piel en aras de la República o que perdamos la salud para cuando recobremos la libertad quedemos convertidos en piltrafas humanas.

Sabemos los detenidos, a ciencia cierta, que antes de ser trasladados al barco se dio orden de quitar las literas, para evitar (según ellos) que deshiciéramos las mismas y con los hierros hiciéramos la revolución.

Deducid la cobardía de los del orden. Para nuestra custodia, además de guardias marinos, cada uno con su fusil, tenemos a un costado del Antonio López el cazatorpedos Lazagra con cañones dispuestos; al otro costado el buque portaaviones Dédalo, con cañones igualmente, al lado del Dédalo, el Churruca. Con armas mortíferas igualmente; además constantemente cinco o seis hidroaviones con ametralladoras para cualquier necesidad. Si con toda esa fuerza para guardarnos tienen temor de que con unos hierros lleguemos a escaparnos, ¿qué hará falta, pues? ¿No sería mejor que para cada uno de los detenidos pusieran un guardia civil o de Asalto, y así vivirían seguros?

Nosotros denunciamos a la opinión pública lo siguiente: Que el Gobierno de la República tiene el propósito de hacernos morir encarcelados; que hace todo lo que inhumanamente puede para conseguirlo, lo dice el guarda de las literas para que se enmohezcan.

Denunciamos también a la opinión pública y al Colegio de Médicos de Barcelona, que actualmente hay la mitad de los presos enfermos sin poner remedio a su mal. Unas veces por falta de camas en la enfermería, otras porque el doctor niega la enfermedad sistemáticamente, creyendo que lo hacen por sistema.

Los presos del Antonio López pedimos al Colegio de Médicos de Barcelona gire una visita de inspección al barco, y después dictamine si tenemos razón o mentimos.

Que su presidente, señor García Tornel, se ocupe, y de esa forma la ciencia estará en su lugar correspondiente.

No queremos exponer más. Tanto y tanto tenemos que decir que seríamos interminables.

Que juzgue la opinión, que juzgue el pueblo que trabaja si podemos hacer nada por la República, que tan criminalmente nos trata.

¡Enemigos siempre de todo sistema de opresión, lo seremos doblemente de un régimen que tanto hicimos por su advenimiento y, en pago, nos acribilla a tiros! ¡Cría cuervos y te sacarán los ojos!

Firman Los presos del Antonio López”.

 

NIN MONARQUÍA NIN REPÚBLICA, TEMOS QUE COMBATER TÓDOLOS GOBERNOS

 

Deixa un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.