Reflexións sobre a carnicería de onte

Aínda custa escribir despois do vivido onte. Os mercenarios da Marea Atlántica superaron todas as expectativas. O vivido onte foi a maior carnicería vivida na nosa cidade en décadas. A policía local non dubidou en cargar con porras, barras de ferro (non, non esaxero, mirar as porras extensible que empregaron, iso son barras de ferro propias de auténticos psicópatas asasinos), por primeira vez que eu lembre utilizouse gas pementa, impediuse pasar alimentos e bebida ás compas subidas no tellado coa única intención de que lles dese unha insolación e se mareasen no tellado, tomouse a matrícula das solidarias que pitaron en apoio ás concentradas, intimidouse ás xornalistas para que non gravasen a carnicería e un longuísimo etcétera.

Aínda teño gravadas na retina as cabezas abertas, as 9 grampas que atravesan case toda a cabeza dunha compañeira, as manchas de sangue por toda a beirarrúa, compañeiros chorando porque un salvaxe rocioulles cun espray directamente aos ollos, incontables brazos , mans, bonecas e pernas contusionadas, infinitos negróns, 2 compas ao bordo da insolación arriba do tellado que chegaron mesmo a xogarse a integridade física por culpa destes terroristas, un compa toda a noite internado no hospital cun porrazo na cara, outro detido por non facer nada que ten que encarar unha nova montaxe policial, os berros, as bágoas de rabia e de impotencia… XA NON ATURO MÁIS.

Din que Marea é o mesmo que o PP. Completamente falso. O PP non nos coñece, para eles somos perroflautas, radicais ou simples alieníxenas. Vivimos en mundos opostos e por iso case nin nos recoñecemos os uns aos outros. Con Marea é distinto. Eles saben o que se sinte cando se constrúe un proxecto entre todas traballando de xeito conxunto. Eles saben o que se sofre nun proceso de desaloxo. Eles estiveron xunto a nós moitísimos anos, saben perfectamente o que somos: os nosos desexos, os nosos sufrimentos, a nosa ansiedade, o noso medo mesmo pánico, o ter que calcular o que nos pode custar un simple erro, isto non é unha coña, xogámonos moito. Eles coñecen todo isto e o traizoaron, o liquidaron a golpe de porra e chorros de sangue.

Dos comunicados de Marea pouco que dicir, eles son merda e non merecen que nós perdamos o noso tempo en analizar a súa verborrea política que non ten outra finalidade que a de minimizar a perda de votos. Só direi dúas cousas: estou completamente de acordo en que onte foi un día escuro porque perdemos un centro social tan nobre como o CSO A Insumisa e porque vimos como a xente máis digna de aprecio desta cidade era masacrada por uns descerebrados armados ata os dentes. Pero é completamente falso que sexa un fracaso colectivo, ao contrario, todos os movementos sociais da cidade fixemos piña dando un fermosísimo exemplo de rebeldía e solidariedade, un exemplo do que só se excluíron o lixo mareante e iso que o único que tiñan que facer para sumarse era algo tan sinxelo como deter esta barbarie.

Nós, como persoas pacíficas que somos, estamos a facer esforzos titánicos para non rebentar a ostias a estes canalllas, algo que evidentemente todas lamentariamos se acontecese, pero non poderiamos condear, xa que se algo temos claro, é que a partir de agora os concelleiros de Marea Atlántica son os únicos responsables de TODO o que pase.

4 thoughts on “Reflexións sobre a carnicería de onte

  1. Dos porrazos en la cara me dieron. No uno: 2.
    El primero ya me abrio una brecha porque aplicó toda la fuerza que pudo girando cadera y todo. Para el segundo se molestó primero en darme por las piernas para que baje los brazos y en apuntarme bien a la herida ya infligida para causar el mayor daño posible mientras se mordía el labio con saña y sadismo.
    Pero los golpes se pasan, son solo golpes. La frustración de ese cobarde no, su mierda de autoestima y el complejo de inferioridad que le llevo a trabajar de lo que trabaja lo acompañarán hasta la tumba.
    Yo estaba allí como un ciudadano más mostrando mi apoyo a un proyecto social sincero, bonito, colorido que estaban destruyendo con el unico fin de institucionalizarlo y acabar con él.
    Esos cobardes se liaron a golpear a personas indefensas que bien se veía en sus reacciones que no están acostumbradas a la violencia; solo veía miedo a mi alrededor y sadismo delante. No he sido miembro de la insumisa y solo he participado en algunas ocasiones, pero viendo el percal que habia, simplemente consideré un deber moral ponerme en medio. Y que conste que no soy para nada una persona con reacciones violentas, pero tampoco siento miedo ante ella. En ese momento la impotencia ante el abuso de poder que se estaba cometiendo y la rabia que supone la indefensión, fueron los detonantes de mi reacción que, más allá de verbalmente por las emociones, tampoco fue violenta.
    La represión y la violencia son los únicos argumentos de defensa que tiene este sistema podrido que nos quieren vender.
    Siento en el alma que los excompañeros que ahora están en Marea hayan sido absorbidos de esta manera y se autojustifiquen constantemente. Espero sinceramente que algún día reflexionen.

  2. La marea, tiene un objetivo, transformar un espacio, Coruña entera. No sólo una nave. Y para lograr esto no han okupado el ayuntamiento, han seguido las normas, les gusten o no, han ido por la vía difícil.

    Lo que han estado trabajando en estos años, creo que apunta en la buena dirección, pero es un gobierno débil, que sin apoyos caerá y no veo que tenga mucho apoyo.

    No conozco de primera mano la insumisa, pero las cosas que escucho me parecen interesantes, me hubiera gustado que este tipo de cosas se hiciesen en los centros cívicos, que para eso se crearon, no para que los jubilados vayan a jugar a las cartas.

    Por lo que dicen unos y otros, parece que los de la marea, trataron de evitar la violencia esperando a que el local estuviese vacío para que la policía tomase el control, desde luego los de las porras serán cualquier cosa menos votantes de la marea, eso fijo.

    La policía local es un peligro, no se que formación reciben, pero desde luego es insuficiente para tratar con la gente, yo les tengo mas miedo que a los verdes. No deberían llevar ningún tipo de armas, deberán ser “polis de barrio” asi se vendió la idea en su día.

    Hay mucho que cambiar en Coruña, pero no se va a conseguir mucho por las bravas, okupando un local, subiendo al techo o encadenandose, eso también es violencia, pasiva, pero violencia.

    Un local que es de todos los coruñeses, no puede ser gestionado por unos pocos, por muy bonitas que sean sus intenciones. Aqui entrarian también muchas cosas que son de todos los coruñeses y que se han ido privatizando o excluyendo.

    No soy coruñés de toda la vida, pero llevo muchos años viviendo aqui, y veo que a los coruñeses les gusta poco coruña, y que cada vez son mas excluyentes, un juego en el que van entrando y que cada año empeora.

    Ahora viene San Juan, en cuanto bajas a Riazor, la playa está parcelada, una fiesta para compartir se ha comvertido en no se ni como llamarlo…

    Hay mucho que cambiar en coruña, pero hay que hacerlo con la inteligencia, no con la violencia.

    Con la violencia y el miedo no se conseguirá cambiar nada.

Deixa un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.