Solución “máxica” ó problema das pensións

Esta demostrado que somos unha sociedade de imbéciles. Agora coa historia das pensións e do envellecementos da poboación non facemos máis que escoitar a grandes “expertos”, cada cal presentando unha solución máis rocambolesca que o anterior: uns apostan pola xubilación ós 70 anos, outros a piden ós 75, outros directamente din que hai que compaxinar o cobro da pensión coa continuidade na vida laboral para poder traballar ata que morramos, outros cren que as pensións teñen que ser unha merda e o que non aforrase que se foda, outros din que os pensionistas traballaron moito e que as novas xeracións deberiamos ser solidarias cotizando para as súas pensións máis do que cobramos, etc.

O certo é que o sistema capitalista se desmorona. Hai cálculos que din que dentro de menos de 30 anos o número de pensionistas será igual ou superior ao número de traballadores. Algunha persoa atenta nos dirá: “esaxeran co nº futuro de pensionistas, é imposible que a esperanza de vida siga crecendo ao ritmo actual durante décadas e máis aínda cos recortes que nos meten na sanidade pública”, e teñen razón. Está claro que o cálculo dos 15 millóns de pensionistas para dentro de 30 anos está un pouco inchado, pero tamén está inchado o do número de traballadores que teremos durante as próximas décadas. Se na crise actual estivemos a piques de baixar dos 16 millóns de traballadores, na seguinte coa xeración do baby boom xubilándose e con ese paro tecnolóxico (paro provocado pola perda de empregos como consecuencia do incremento de produtividade derivado dos avances tecnolóxicos) seguro que baixamos claramente dos 16 e dos 15 milliones de traballadores.

Os cálculos son moi sinxelos: é imposible que 14 millóns de traballadores precarios paguen pensións dignas a 14 millóns de pensionistas e aínda sobre para sanidade e ensino pública, nómina dos funcionarios públicos, investimento, infraestruturas, prestacións para parados, pago dos intereses da débeda pública, etc.

Está claro que así as contas non saen. Pero por suposto que hai saída e ben sinxelas ademais. É realmente patético observar como Kropotkin dicía no seu libro “A Conquista do Pan”, escrito no ano 1888 (hai 130 anos, aí é nada) cousas como estas:

“Somos ricos, muchísimo más ricos de lo que creemos. Lo somos por lo que poseemos ya; y aún más por lo que podemos conseguir con los instrumentos actuales; somos infinitamente más ricos por lo que potencialmente podemos obtener de nuestro suelo, y por lo que nuestra ciencia y nuestras técnicas nos podrían dar, si estuviesen aplicadas a procurar el bienestar de todos .(…)

Basta ya de fórmulas ambiguas, tales como “el derecho al trabajo”, o a “cada uno el producto íntegro de su trabajo”. Lo que nosotros proclamamos es el DERECHO AL BIENESTAR, EL BIENESTAR PARA TODOS(…)

No; el bienestar para todos no es un sueño. Puede haberlo sido cuando a duras penas se lograban recoger ocho o diez hectolitros de trigo por hectárea, o había que construir artesanalmente los instrumentos mecánicos necesarios para la agricultura y la industria. Ya no es un sueño desde que se inventara el motor que, con un poco de hierro y algunos kilos de carbón, proporciona la fuerza de un caballo dócil, manejable, capaz de poner en movimiento la máquina más complicada”.

Máis claro imposible. Xa hai 130 anos eramos ricos e o benestar para todos era completamente alcanzable, porque xa se conseguira o desenvolvemento tecnolóxico e a produtividade necesaria para garantilo.

A diferenza entre o optimismo de Kropotkin coa escasísima produtividade que había na Europa da súa época e o terrible pesimismo actual no rico e hiperdesarrollado século XXI, radica en que él centra a súa análise nesta sencillísima pregunta que xa ninguén contempla:

“¿Cuántas horas diarias de trabajo deberá desarrollar el hombre para asegurar a su familia una alimentación nutritiva, una casa confortable y la vestimenta necesaria?”

E este é a análise que nos sacaría do callejón sen saída en que nos atopamos en España no 2018:

“Considerando la sociedad y su organización política desde un punto de vista muy distinto al de las escuelas autoritarias, ya que -en vez de comenzar por el Estado para descender hasta el individuo- partimos del individuo libre para llegar a una sociedad libre, seguimos el mismo método respecto de las cuestiones económicas. Antes de discutir la producción, el cambio, el impuesto, el gobierno, etcétera, estudiaremos las necesidades del individuo y los medios a los que recurre para satisfacerlas.

A primera vista, la diferencia puede parecer mínima. Pero en los hechos trastoca todas las nociones de economía política oficial.

Abramos cualquier obra de un economista. Comienza tratando la producción, el análisis de los medios empleados hoy para crear la riqueza, la división del trabajo, la manufactura, la obra de la máquina, la acumulación del capital. Desde Adam Smith hasta Marx, todos han procedido de ese modo. Solamente a partir de la segunda o tercera parte de su obra tratará del consumo, es decir, de la satisfacción de las necesidades del individuo, y aun entonces se limitará a explicar cómo se repartirán las riquezas entre los que disputan su posesión.

Se dirá, tal vez, que esto es lógico: que antes de satisfacer necesidades es preciso crear aquello que pueda satisfacerlas; que es necesario preciso producir para consumir. Pero antes de producir, sea lo que fuere, ¿no es preciso sentir su necesidad? ¿No es la necesidad quien desde el principio impulsó al hombre a cazar, a criar ganado, a cultivar el suelo, a fabricar utensilios y más tarde aún a inventar y construir máquinas? ¿No es asimismo el estudio de las necesidades lo que debiera regir a la producción? Sería por lo menos también lógico comenzar por ahí para ver después cómo hay que actuar para satisfacer esas necesidades por medio de la producción.

Es esto precisamente lo que nosotros hacemos. Pero en cuanto la consideramos desde este punto de vista, la economía política cambia totalmente de aspecto. Deja de ser una simple descripción de hechos y deviene en ciencia, como lo es la fisiología: se la puede definir como el estudio de las necesidades de la humanidad y de los medios para satisfacerlas con la menor pérdida posible de fuerzas humanas. Su verdadero nombre sería el de fisiología de la sociedad. Y constituye una ciencia paralela a la fisiología de las plantas o de los animales, las cuales también consisten en el estudio de las necesidades de la planta o del animal y de los medios más ventajosos de satisfacerlas. En la serie de las ciencias sociales, la economía de las sociedades humanas viene a tomar el puesto ocupado en la serie de las ciencias biológicas por la fisiología de los seres organizados”.

Tan sinxelo como iso, que máis dá que envelleza a poboación e que teñamos poucos traballadores e moitos pensionistas? O único importantes é ver cales son as necesidades que ten a nosa sociedade, empezando polas máis básicas (comida, teito, roupa e atención médica) e ver como podemos facer para que todos os cidadáns as teña garantidas co menor esforzo posible. Os pensionistas non precisan pensións dignas como eles erróneamente se cren, o que precisan é BENESTAR. No canto de pedir que lle suban un 1% máis a pensión ou que lle garanticen o poder adquisitivo futuro, teñen que esixir que todas as necesidades de todos os habitantes, tanto as dos pensionistas como as dos demais cidadáns, estean garantidas.

Resulta realmente enternecedor ver a Kropotkin rompéndose a cabeza para desmontar as patrañas de todos os criminais que, absurdamente, empeñábanse en xustificar a miseria dunha parte importantísima da poboación europea do século XIX:

 “Otro principio, que también penetra a la economía política es, también, absolutamente falso. Es la admisión tácita, común a casi todos los economistas, de que, si bien frecuentemente  hay superproducción en ciertas ramas, una sociedad, no obstante, no tendrá nunca suficiente productos para satisfacer las necesidades de todos, y que por lo tanto, no llegará nunca un momento en el que ninguna persona sea obligada a vender su fuerza de trabajo a cambio de un salario. Esta admisión tácita se encuentra en la base de todas las teorías, de todas las pretendidas “leyes” enseñadas por los economistas”.

Despois de facer exhaustivos estudos, chegou á conclusión de que por exemplo, aos habitantes de Seine e Seine- et- Oise, bastáballes con que a metade dos adultos aptos para traballar se dedicasen á agricultura duarante 58 medias xornadas de 5 horas ao ano, para que todos os cidadáns tivesen garantido as súas necesidades anuais de pan, carne, leite, hortalizas e froitas de luxo.

Sobre a problemática da vivenda, entendía que unha familia necesitaba dedicar entre 1400 e 1800 medias xornadas de traballo de 5 horas para garantirse unha vivenda digna e que a vida útil da vivenda era como poquísimo de 50 anos; polo que cada familia debería dedicar un máximo de 28 a 36 medias xornadas ao ano, para ter perfectamente garantido un aloxamento digno.

Tamén calculaba que con 50 medias xornadas de 5 horas “poderíase vestir mellor do que hoxe se visten os pequeno burgueses”.

Como aínda non se chegaba ás 150 medias xornadas e entendía que o normal era traballar uns 300 días ó ano, aínda faltaban unhas 150 media xornadas que poderían empregarse nas outras necesidades da vida: viño, azucre, café ou té, mobles, transportes, etcétera.

A conclusión do seu estudo é como para sacarnos as cores:

“Supongamos una sociedad de varios millones de habitantes dedicados a la agricultura y a una gran variedad de industrias, París, por ejemplo, con el departamento de Seine-et-Oise. Supongamos que en esta sociedad todos los niños aprendan a trabajar tanto con las manos como con el cerebro. Admitamos que todos los adultos, excepto las mujeres ocupadas en educar a los niños (bueno, recordar que era el 1888), se dedican a trabajar cinco horas diarias desde la edad de veinte o veintidós años hasta la de cuarenta y cinco o cincuenta, y que se emplean en ocupaciones elegidas entre cualquiera de los trabajos humanos considerados como necesarios. Esa sociedad podría, en retribución, garantizar el bienestar a todos sus miembros, es decir, un bienestar mucho más real del que disfruta hoy la burguesía. Cada trabajador de esta sociedad tendría a su disposición otras cinco horas diarias que podría consagrar a la ciencia, al arte y a los requerimientos individuales que no pertenecen a la categoría de imprescindibles, salvo que, más adelante cuando aumente la productividad del hombre, se incluyan en ésta a todos los que aún se consideran como lujosos o inaccesibles”.

Nin que dicir ten que todos estes estudos de Kropotkin quedaron completamente obsoletos:

-A día de hoxe o sector primario considérase un sector case marxinal que a penas dá emprego ao 5% dos traballadores, o cal non impide que haxa unha sobreproducción brutal de alimentos: se contamos os alimentos que se deixan podrecer en orixe (por superar cotas marcadas, non cumprir con estándares de calidade, evitar que baixe demasiado os prezos de mercado por exceso de oferta, por preguiza ou incompetencia, etc.), con todo o que se tira en supermercados, tendas ou restaurantes e o que acabamos tirando nos nosos propios domicilios, é evidente que non se consome nin a metade dos alimentos producidos.

-A construción de vivendas converteuse en deporte nacional: chegouse a construír máis de 850 000 vivendas nun ano, somos os campións de Europa en vivendas baleiras e tamén un dos países nos que os cidadáns teñen máis segundas vivendas.

-Sobre roupa mellor nin falar. Calquera obreiro ten algún armario cheo de roupa, evidentemente non de deseño, pero para abrigar ben que chega. Só coa roupa que xa hai á venda nas miles de tendas que temos, poderiámonos vestir durante 5 xeracións enteiras sen necesidade de producir nin unha peza máis.

É realmente indignante ver como no século XIX os anarquistas xa se dedicaban a esnaquizar todas as contradicións do capitalismo e teñamos que estar aún agora, 130 anos despois e cun incremento da produtividade nacional estratosférico, tendo que desmontar os mesmos embustes.

Deixa un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.