Liberdade de expresión en 1904 vs liberdade de expresión no 2018

Este artigo o escribín en decembro do 2014 pero desgraciadamente é máis actual que nunca, de feito, o próximo mércores temos unha concentración no Obelisco ás 20h: “en defensa da liberdade de expresión e en apoio a Pablo Hasel, a Insurxencia, Valtonyc, Alfredo Ramírez, Julen Ibarrola, artistas, humoristas, xornalistas e twitteiros, perseguidos polas súas opinión, creación artísticas ou información”.

Hai máis liberdade de expresión hoxe que fai 100 anos?

Segundo a percepción de todos os que militamos nos movementos sociais, o incremento da represión creceu de forma alarmante ata o punto de converter nunha odisea toda forma de protesta politicamente incorrecta: endurecemento das leis como a demencial lei de partidos ou o incremento da pena máxima de prisión ata os 40 anos sen dereito a ningunha redución de condea, o novo código penal que se vai a aprobar no ano 2015 (antes de que acabe a lexislatura) con medidas tan “marabillosas” como a prisión permanente revisable na que os maiores “delincuentes” cumprirán prisión para sempre a menos que se arrepintan (medida que só ten sentido para os presos políticos xa que os violadores e os asasinos non van mostrar o menor reparo en manifestar o seu suposto arrepentimento), a liberdade vixiada por un período de ata 10 anos unha vez cumprida a totalidade da sanción, ou a tristemente famosa lei Mordaza, pola que che poden meter ata 600 000€ de multa sen pasar por un xulgado.

A todo isto hai que engadir interpretacións das leis existentes dunha forma bastante cínica. A día de hoxe cada vez que fas unha mani estás na man do Subdelegado do Goberno ou do mando policial, o cal che pode multar por non obedecerlle en todo á primeira e sen protestar (ofrecer resistencia, chámanlle), porque entende que es un dos dirixentes da convocatoria sen mostrar ningunha proba obxectiva, porque entende que lle faltaches ao respecto ou simplemente porque che coñece e tenche teima, lembremos que Coruña é moi pequena e hai policías que se cren moi graciosos por chamarnos polos nosos nomes ou apelidos.

Tamén hai que recoñecerlle ós policías a súa gran adaptación ós tempos modernos. Xa hai deceas de persoas que se enfrontan a penas de prisión porque aparecen desde o seu dominio comentarios nas redes sociais que supostamente incitan ao terrorismo ou, simplemente, son pouco respectuosos con falecidos ós que os politicamente correctos nos obrígan a honrar. Nin que dicir ten que se somos nós os que morremos podemos ser humillados, insultados e vexados por calquera, sen que por iso se incorra en ningún delito.

A represión chega a tal punto que xa non podemos saír á rúa para protestar, sacar unha faixa, escribir un panfleto, facer unha canción ou teclear no noso computador, sen preguntarnos antes se imos ser sancionados (mesmo encarcerados) por iso. Todo isto estase realizando sen a menor oposición dos mass merda (auténticos voceiros dos principais partidos políticos e grupos empresariais do país), co máis absoluto silencio da maioría da poboación (neste caso por egoísmo e pasotismo) e dos máximos representantes do mundo da arte, cinema ou a cultura, os cales só protestan ante os senegaleses que piratean as súas “magníficas” obras e pola subida do IVE cultural, subida que só preocupa a estes “humildes traballadores”, aos demais preocúpannos máis outro tipo de recortes.

Estes días estívenme preguntando se o mundo da cultura sempre fora tan sumiso e o dominio do politicamente correcto tan absoluto, como o é hoxe en día. Se facemos caso á opinión xeral, somos a sociedade máis culta e mellor formada de toda a historia e iso xera un pobo que non se deixa someter, un pobo que non cae nos enganos do sistema, é dicir, se agora nos queixamos, imaxínache o que podía ser a España de principios de século XX. No ano 1900 calcúlase que había un 45,3% de analfabetos (54% entre as mulleres) con estes datos é de supoñer que a poboación española tiña que estar formada por unha panda de dóciles borregos e que o goberno os podía dominar ó seu antollo. Non como hoxe, agora somos tan “listos” que non nos colan unha e os políticos teñen que andar con pés de plomo, xa se sabe, “un pobo culto é un pobo libre” e unha persoa que se cre todos os tópicos cos que nos bombardean, É UN IMBÉCIL.

Para demostrar o absurdo destas teorías volvín a reler o libro “Aurora roja” de Pío Baroja, escrito en 1904. Para situarnos, dicir que os anarquistas nos últimos anos cometeran unha serie de atentados con vítimas mortais, destacando os seguintes:

-1893 bomba en la casa de Cánovas del Castillo, estalla en las manos del anarquista que la puso al tratar de evitar la muerte de una criada y unos niños.

-1893 atentado Paulino Pallás contra el capitán General de Cataluña Martínez Campos.

-1893 bomba en el Liceo de Barcelona, murieron 20 personas pero si hubiese estallado la segunda bomba y se hubiesen apagado las luces como se tenía pensado en un principio, habría muchísimos más muertos.

-1894 atentado de Ramón Murul contra el gobernador civil de Barcelona, Larroca.

-1896 bomba en una procesión del Corpus Christie en Barcelona, 12 fallecidos.

-1897 Angiolillo mata al presidente del Consejo de Ministros, Cánovas del Castillo.

-1897 Ramón Sempau atenta contra el teniente Narciso Portas (el verdugo de Montjuic).

-1903 sucesos de Alcalá del Valle, en él los obreros y los campesinos tras una huelga general incendiaron los archivos del Ayuntamiento y del Juzgado Municipal.

-1904 atentado contra el Presidente del Consejo de Ministros Antonio Maura (sale casi ileso).

Cuando se escribió la obra la conflictividad no se estaba reduciendo como demuestran el atentado en 1905 contra el rey Alfonso XIII en París, el atentado de Mateo Morral en 1906 también contra el rey que terminó con 24 fallecidos, o los sucesos de la Semana Trágica de Barcelona de 1909.

El escritor, Pío Baroja, era junto a Benito Pérez Galdós y Blasco Ibáñez uno de los novelistas españoles más prestigiosos del momento. Ideológicamente, aunque era difícil de catalogar ya que rechazaba todo tipo de etiquetas, está claro que era bastante conservador como demuestra el hecho de que el Ministro franquista de Educación Nacional asistió a su entierro (en 1956) y Camilo José Cela llevó a hombros su féretro. Incluso tengo entendido que la Falange le rindió homenaje tras su fallecimiento.

Como muestra de mi teoría voy a analizar unos pocos fragmentos de dicha obra.

En Aurora Roja el autor nos habla de un  tal Paco Ruiz,  anarquista que falleció al estallarle la bomba que puso en la propia casa de Cánovas del Castillo. En el libro se dice “Paco Ruiz era un hombre de buen corazón” para continuar explicando: “se pudo escapar. Verás lo que pasó; él llevaba una botella de pólvora cloratada, la puso delante de la verja del hotel y encendió la mecha. Cuando se retiraba, vio que iba a entrar una criada con unos niños. Inmediatamente, recogió la botella, y en la mano le estalló; le arrancó el brazo la explosión y lo dejó muerto”. Sólo habían pasado 11 años desde el intento de asesinato del político más carismático del momento y 7 años desde el día en que fue asesinado a balazos por un anarquista, y en la obra Pío Baroja lo muestra como un héroe.

El principal protagonista  de esta novela es Juan, un anarquista radical que afirma estar dispuesto a “hacer saltar este armazón social, este conglomerado de iniquidades a fuerza de bombas. Hay que barrer todo lo que queda de esta sociedad podrida”, un extremista capaz de “matar al niño, y al viejo, y a la mujer” si la situación lo requiere igual que  “el cirujano que amputa un miembro gangrenado tiene que cortar carne sana”.  Para él “todos los caminos, todos los procedimientos eran buenos, con tal de que trajeran la revolución soñada.  Esta sería la aurora de un nuevo día, la aurora de la justicia, el clamor del pueblo entero, durante tantos años vejado, martirizado, explotado, reducido a la miserable situación de bestia de carga”. Pero al mismo tiempo tan ingenuo que se deja engañar por un policía al que abre la puerta de su casa, para que entre con una bomba y todo tipo de documentación comprometida en la maleta. La falta de escrúpulos de los policías, poniendo en gravísimo peligro la integridad física de toda la familia (bastaba con girar la maleta para que el ácido provocase la detonación de la bomba) es una constante a lo largo de toda la novela, policías que salen mucho peor parados que cualquiera de los diversos tipos de anarquistas que se retratan a lo largo de la novela (otro elemento importante, ahora uno de los mantras que más se repiten es que todos los terroristas son  iguales, que no se puede distinguir entre unos y otros).

Este Juan, el sanguinario anarquista con aspecto de niño enfermo, es el protagonista de uno de los momentos más emotivos de la narración con su participación en el mitin del teatro de Barbieri, en el que tras pronunciar un  discurso ejemplar con una elevada carga emotiva, se afirma: “una misma congoja agitaba todos los corazones; algunas mujeres lloraban. Manuel contempló a la Salvadora y vio que en sus ojos trataban de saltar las lágrimas. Ella sonrió, y entonces dos lágrimas gruesas corrieron por sus mejillas”, “nadie seguramente pensaba en la posibilidad o imposibilidad de las doctrinas. Todos los corazones de la multitud latían al unísono”.

Y es que resulta difícil no sentir empatía por ese humilde y honrado dinamitero, el cual mortalmente enfermo se tiene que defender de un cura despótico que, no atendiendo a razones, trata de acceder (sin éxito) a la alcoba del enfermo pese a la oposición del paciente y sus familiares, empeñado en que “es necesario que se retracte”.  Ya al final de la novela fallece rodeado de su familia más cercana y sus compañeros libertarios, justo en el momento en que “el sol de una mañana de mayo, brillante como el oro, iba iluminado el cuarto”.

Al mismo tiempo el anciano señor Canuto (también anarquista) estaba debatiéndose entre la vida y la muerte porque unos “polizontes” se abalanzaron sobre él, dándole sablazos en la cabeza y en la espalda y provocándole una conmoción cerebral de la que probablemente moriría, su delito, no quitarse el sombrero al paso de la bandera, o como diría el señor Canuto: no quitarse el sombrero ante “el trapo glorioso”, “el símbolo del despotismo y de la tiranía”.

Cuando más indignados nos encontramos los lectores, aparecen 3 policías en escena con un auto del juez para hacer un registro a la vivienda y detener a Juan. Manuel les informa que  su hermano acaba de fallecer. Ellos se limitan a acceder a la habitación en la que se velaba el cadáver “sin quitarse el sombrero”, se  dirigen al hermano: “a usted le conviene que no haya atropellos, ni escándalos, ni ninguna manifestación en el entierro” y amenazando a otro compañero: “tenga usted cuidado de no ir a la cárcel”.

Después  de esta escena, ya todos los lectores estamos convencidos de quienes son los verdaderos terroristas.

Manuel viendo el cadáver de su querido hermano dirá: “¡Te  has ido al otro mundo con un hermoso sueño, con una bella ilusión! Ni los miserables se levantarán, ni resplandecerá un día nuevo, sino que persistirá la iniquidad en todas partes. Ni colectiva ni individualmente podrá libertarse los humildes de la miseria, ni de la fatiga, ni del trabajo constante y aniquilador”.

En el entierro de Juan, el compañero llamado Libertario (por motivos obvios) tomó la palabra:
“Compañeros: guardemos en nuestros corazones la memoria del amigo que acabamos de enterrar. Era un hombre, un hombre fuerte con un alma de niño… Pudo alcanzar la gloria de un artista, de un gran artista, y prefirió la gloria de ser humano. Pudo asombrar a los demás, y prefirió ayudarlos… Entre nosotros, llenos de odios, él sólo tuvo cariños; entre nosotros desalentados, él sólo tuvo esperanzas. Tenía la serenidad de los que han nacido para afrontar las grandes tempestades. Fue un gran corazón, noble y leal…; fue un rebelde, porque quiso ser un justo. Conservemos todos en la memoria el recuerdo del amigo que acabamos de enterrar…, y nada más. Ahora, compañeros, volvamos a nuestras casas a seguir trabajando”.

Creo que ya es evidente que la valentía de Pío Baroja así como su compromiso con la verdad y su capacidad de análisis, nada tiene que ver con la panda de sin vergüenzas que se hacen llamar escritores a día de hoy, pero dejarme que me despida con un nuevo fragmento que sería impensable hoy en día. Ya sabemos que ningún vendedor de papeles (mal llamados libros) se atrevería a redactarlo, pero es que aunque se atreviese,  si cambiamos donde pone anarquía por ETA o los GRAPO ¿qué editorial se atrevería a publicarlo hoy en día? ¿Cuántas denuncias te pondrían? ¿Cuántos comunicados de repulsa se publicarían? ¿Cuántos artículos difamándote aparecerían en los mass mierda? Ahí os lo dejo:

-Pero eso de poner bombas así es una barbaridad -dijo Manuel.
-Al terrorismo de Estado no hay más remedio que contestar con el terrorismo anarquista -exclamó el Libertario.
-Pero hay que confesar que los provocadores son siempre los anarquistas -replicó Manuel.
-No; no es cierto. El primer provocador ha sido el Gobierno.
-¿En España también?
-Sí; en España también.
-Pero yo creo que antes de los atentados no iban a comenzar la represión.
-Pues se comenzó -repuso el Libertario-. Cuando Lafargue, el yerno de Karl Marx, vino a España a pactar con Pi y Margall la formación del partido socialista obrero, Pi le contestó que la mayoría de los españoles que habían seguido la marcha de la Internacional estaban del lado de Bakunin. Y era verdad. Vino la Restauración y se trató de arrancar violentamente esta semilla revolucionaria. Ya con la Mano Negra, que no era más que un comienzo de asociación obrera, el Gobierno cometió un sinfín de atropellos y quiso ver en ella una cuestión de bandolerismo… Pasados bastantes años, vienen los sucesos de Jerez, se demuestra que Busiqui y el Lebrijano, que eran dos bárbaros que no se habían distinguido como anarquistas, ni como nada, habían asesinado a dos personas en una noche de alboroto, y se les agarrota; pero, al mismo tiempo que a ellos, se agarrota a Lamela y a Zarzuela, que eran anarquistas, pero que no tenían participación alguna en los asesinatos. Se les mató porque eran propagandistas de la idea. El uno era corresponsal de El Productor, y el otro, de La Anarquía; los dos incapaces de matar a nadie, los dos inteligentes; por eso, más peligrosos para el Gobierno, cuyo fin era exterminar a los anarquistas. Pasan años y Pallás comete, para vengar a los de Jerez, el atentado de la Gran Vía. Fusilan a Pallás, y Salvador echa la bomba desde el quinto piso del Liceo. Se prende a una porción de anarquistas, y cuando iban a condenar a Archs, Codina, Cerezuela, Sabat y Sogas, como culpables, encuentran a Salvador, el autor del atentado. Entonces, viendo que esos cinco anarquistas se les escapaban de entre las manos, ¿qué hace el Gobierno? Manda abrir nuevamente el proceso de Pallás, y, como cómplices, fusila a los cinco. Agarrotan a Salvador, y luego viene una cosa estupenda: la bomba de la calle de Cambios Nuevos, que cae desde una ventana, al final de una procesión. No la echan cuando pasan los curas ni el obispo, ni cuando pasa la tropa, ni cuando pasa la burguesía: la echan entre la gente del pueblo. ¿Quién la arrojó? No se sabe; pero seguramente no fueron los anarquistas; si alguien tenía interés entonces en extremar la violencia, era el Gobierno, eran los reaccionarios, y yo pondría las manos en el fuego apostando a que el que cometió aquel crimen tenía relación con la policía. Se consideró el atentado como un ataque a la fuerza armada; se proclamó el estado de sitio en Barcelona y se hizo un copo de todos los elementos radicales, que fueron a parar a Montjuich. Se fusiló a Molas, Alsina, Ascheri, Nogués y Más. De éstos, todos, menos Ascheri, eran inocentes. Después viene Miguel Angiolillo -concluyó diciendo el Libertario-, que había leído en los periódicos franceses lo que estaba pasando en Montjuich; oye a Enrique Rochefort y al doctor Betances, que achacaban la culpa de todo lo ocurrido a Cánovas, de quien decían horrores; llega a Madrid, aquí habla con algunos compañeros, le confirman lo dicho por los periódicos franceses; va a Santa Agueda, y mata a Cánovas… Esta ha sido la obra del Gobierno y la réplica de los anarquistas.
Manuel no podía comprobar si esta versión era cierta o no; tenía bastante confianza en el Libertario; pero podía estar engañado por sus entusiasmos de fanático.
-Yo lo que no puedo creer -dijo Manuel-, es que la policía haya llegado a producir un atentado sólo para extremar la represión.
-¡Pues si eso se ha visto aquí en pequeño! -exclamó el Madrileño-. Cuando el complot de la calle de la Cabeza… en lo de los Cuatro Caminos. Se puede decir que cuando en un Círculo de obreros anarquistas aparecen cartuchos de dinamita, proceden de la policía.
-¿Sí?
-Sí, hombre, sí -dijo el Libertario-. Ascheri, uno de los que fusilaron en Montjuich, había sido de la policía. Cuando un anarquista trabaja por su cuenta, nadie lo suele saber, ni aun sus compañeros muchas veces.

 

Deixa un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.