Cómo destruir o movemento okupa

Seguimos co síndrome de Sherwood, ese traballo fin de master de David Piqué, Comisario Xeral dos Mossos d’Esquadra, realizado no ano 2009 coa finalidade de acabar co movemento okupa de Gracia. Estas son as 5 fases do plan de acción que propoñe para conseguir o seu macabro obxectivo:

1 ª fase. Creación dun clima proclive al rechazo de cualquier tipo de ocupación ilegal de vivienda evitando en todo momento la mención al movimiento okupa.

Un buen detonante podría ser una noticia como la que este noviembre de 2009, donde los medios de información han hecho eco del caso de una familia que al volver de un mes de vacaciones, han encontrado su vivienda ocupada por unos inmigrantes rumanos que incluso les habían cambiado la cerradura. El proceso para recuperar su domicilio ha tenido que ser una demanda civil, ya que parece ser que una vez instalados, los nuevos ocupantes no pueden ser acusados de usurpación, de acuerdo con el Código Penal. La intención es generar un debate – convenientemente dirigido – y provocar un cambio legislativo que evite casos tanto manifiestamente injustos como este.

Análise:

Imposible describir mellor o comportamento de La Coz de Malicia. Raro é o día que no sacan un artigo sensacionalista contra a okupación de vivendas.

2 ª fase. Generación de debate político sobre la ocupación de viviendas.

Esta fase implica la aplicación simultánea de varias subestrategias o tácticas que deberán aplicar diferentes actores. Estos no deben conocer necesariamente la totalidad del plan, pero su actividad debe ser supervisada y controlada – sin matices – por quienes tienen conciencia del plan global, sobre todo para controlar los tiempos y reaccionar frente a posibles desviaciones de las previsiones.

Fruto de la fase anterior, hay que generar el debate político suficiente sobre el problema de las viviendas ocupadas, forzando la aparición de posturas extremas que vayan desde la criminalización de las usurpaciones hasta la sanción punitiva a los propietarios que mantengan una vivienda desocupada, sea para especular o lo que sea. De eso se encargarán las diversas opciones políticas y los tertulianos y / o portavoces ideológicamente definidos. La idea es que este debate concluya en una propuesta de modificación legislativa de amplio consenso, donde el punto de vista de las opciones políticas más representativas vean reflejados sus postulados. La propuesta podría ser similar a la ley que el pasado 15 de octubre de 2009 aprobó el parlamento holandès. Esta nueva ley castiga con un año de prisión las ocupaciones ilegales, dos si en el empleo se utiliza la violencia o las amenazas.

Simultáneamente, esta norma sanciona a los propietarios que mantengan una vivienda desocupada, con una multa de 7.500 € si no notifican al ayuntamiento el estado del inmueble y justifican el motivo de este estado. Con ello se pretende, que sea el ayuntamiento quien decida sobre el uso que debe darse a los edificios o viviendas desocupadas.

Respecto a esta modificación de la ley, es indispensable que antes, las administraciones responsables, aceleren el proceso de adjudicación de todas las viviendas de protección oficial, tanto de alquiler como de venta. Esto puede ayudar a desarmar de argumentos a los que justifican las ocupaciones de viviendas protegidas para familias empobrecidas ya que algunas de estas mismas familias, podrían ser beneficiarias de la “nueva” política de vivienda social. Aquí es importante jugar con los tiempos y calcular bien el momento de implementación de cada subestrategia, así como su duración. Simultáneamente, habrá que empezar a hacer o actualizar un censo sobre las viviendas de estas características en cada municipio. Hay que tener en cuenta que el movimiento okupa / antisistema las visitas de sus miembros en el registro de la propiedad son frecuentes. Al mismo tiempo, otros departamentos municipales deben empezar a preparar un nuevo plan de usos de todos estos edificios y viviendas para estar a punto para dar un verdadero uso social en cuanto sean liberados, sea por liberación forzado, voluntario o jurídico. A la vez que los municipios llevan a cabo esta actividad, las unidades policiales especializadas en orden público empiezan a ser menos permisivas con las manifestaciones y concentraciones, que a buen seguro se producirán mientras dura el debate político. Consistiría en la aplicación del modelo von Klausewitz.

La peculiaridad de este aumento de rigor en la aplicación de la ley, es que sólo se hará evidente fuera de Gracia, de manera que noten que fuera de “Sherwood”, no se les permitirá ningún exceso. De todos modos, si el número de manifestantes fuera excesivo, quizás habría que aprovechar para dejar que durante el recorrido, se produzcan suficientes actos vandálicos como para intensificar el debate sobre el comportamiento antisocial del movimiento antisistema y permitir que la opinión pública vinculara los colectores lectivos al fenómeno okupa. Es esencial que la población esté convencida de esa relación aunque no sea totalmente cierta. Con una presión constante por parte de la policía fuera de Gracia, se busca que intuyan que allí y sólo allí, pueden seguir haciendo lo que más o menos les parezca. Es decir, cerca de sus refugios o casas okupadas, las cuales son el objetivo final”.

Análise:

-Sobre criminalización das okupaciones pouco que dicir (é o que fai A Coz de Malicia todos os días).

-Sobre o endurecemento das leis podemos dicir o seguinte: a usurpación (okupación de vivendas) non foi considerada delito ata o Código penal de 1995. Desde entón aprobáronse novas medidas represoras como a Lei Mordaza, na que hai un artigo específico contra a ocupación de calquera inmoble contra a vontade do seu propietario, ou o novo Código penal do 2015, que supón un incremento moi forte da pena nos delitos en que poden incorrer os okupas, como o delito de desordes públicos producidas con ocasión dunha manifestación.

-Sobre a “nova política de vivenda social”, está claro que non se avanzou tanto (ós nosos tiranos gústalles máis o pau que a cenoria) pero o Código de Boas Prácticas bancarias aprobado polo PP, podería ser un bo exemplo que vai nesta dirección.

-Sobre deixar que durante o percorrido se produzan suficentes actos vandálicos para demonizar os movementos sociais, vímolo xa moitas veces. Por exemplo ver este vídeo do 15M :

https://www.youtube.com/watch?v=fcoodl23V1w

o este outro, feito por un imbécil, uuuff!! Pero vale como exemplo:

https://www.youtube.com/watch?v=tNeCIzoonY4

Tamén pasou nas Marchas da Dignidade do 2014 (segundo a miña opinión claro), na que había máis de 2000 policías mobilizados e producíronse uns enfrontamentos da ostia na que só interveu  unha división da UIP, que foi literalmente varrida.

Outro exemplo máis próximo a nós, sería a manifestación contra o desaloxo das Atochas en decembro de 2010. Manifestación á que non acudiu prácticamente ningún policía (só algúns locais para cortar o tráfico) na que se produciron uns pequenísimos destrozos e se realizaron algunhas pintadas. Nesta ocasión non conseguiron o que buscaban, pero A Coz de Malicia e outros xornais como La Opinión (supostamente de esquerdas) aproveitaron estas minúsculas incidencias para facer unha campaña de manipulación dantesca, na que se pasaron varias semanas machacando insistentemente sobre o perigo da violencia okupa en Coruña.  Como exemplo esta basura de artigo:

http://www.laopinioncoruna.es/coruna/2010/12/13/policia-permitio-manifestacion-okupas/447682.html

3 ª fase. Aparición de un nuevo marco normativo.

Como toda publicación de una ley de esta importancia, hay que hacer el aviso público de su aplicación inmediata. Realmente, se esperará un poco para dar tiempo a los que por diferentes motivos, abandonen individualmente las okupaciones ilegales y se desmarquen del movimiento antistema. También se puede esperar para comprobar los grupos – posiblemente los no violentos – que quieren llegar a “acuerdos” con los municipios sobre la utilidad social de algunos locales. Naturalmente, los ayuntamientos accederán a dialogar pero poniendo condiciones bastante estrictas, por ejemplo: Que los promotores de estas actividades no tengan antecedentes penales o administrativos, en el pasado o en el futuro, o que tengan un domicilio conocido y reconocido (empadronamiento). Naturalmente, las autoridades municipales revisarán el cumplimiento de estas condiciones temporalmente. Al fin y al cabo, en este proyecto se están poniendo dinero público. En nuestra versión particular de la leyenda de Robin Hood, estamos provocando deserciones mediante una amnistía general a que se integren al “sistema”.

Análise:

Todo isto de incentivar o abandono das okupacións ilegais e que se desmarquen do movimiento antisistema, o Concello accede  a dialogar pero poñendo condicións bastante estrictas, provocar desercións mediante unha “amnistía xeral” para os que se integren no sistema…  En Coruña temos un exemplo moi claro, por si alguén todavía tiña dúbidas, Marea Atlántica está a liquidar o movemento okupa da cidade.

4 ª fase. Ataque al corazón de Sherwood y detención o descrédito de los posibles Robin Hood.

Pasado un tiempo prudencial, donde se compruebe que todos los individuos o grupos posibles se hayan acogido a las nuevas reglas del juego, es el momento de ir a por los “irreductibles” y empezar a aplicar la ley en toda su extensión. En nuestra metáfora, dar privilegios a los “institucionalizados” y empezar a cortar árboles del bosque. Como la resistencia de algunos sectores es previsible, habrá que actuar con contundencia sobre los instigadores de las protestas que se puedan llevar a cabo. Pero en este caso, esta actuación no se hará exclusivamente desde la óptica del orden público, que también, sino desde la investigación criminal. Se deberá procurar la detención selectiva de los líderes para imputarles delitos comunes y evitar la condición de “mártir”. Además protestas, más detenciones, hasta acabar con el poco apoyo del que dispongan, sobre todo si comprueban los “privilegios” que se pueden conseguir con una adecuada integración al sistema, sin renunciar a algunos de los postulados que los inspiran.

Análise:

Unha vez provocada a división e acadada a asimilación dos okupas “bos”, agora xa teñen o camino libre para machacar ós ”irreductibles” que son os que consideran seus inimigos. Os okupas “bos” deberían analizar porque os xefes policiais non lles consideran un problema.

 5 ª fase. Mantenimiento y control de la situación.

Esta fase es de difícil definición ya que la aplicación de las anteriores, se pueden alargar algunos años y quizás habrá que modular la ejecución de algunas prácticas descritas en las anteriores fases hasta alcanzar cierta estabilidad que sea aceptable políticamente y socialmente.

CONCLUSIÓNS:

-O da Coz de Malicia non é casual, é unha campaña orquestrada para cargarse o movemento okupa.

-O endurecementos da lexislación (Lei Mordaza, novo Código penal, etc.) por suposto que é moi importante para acabar cos movementos sociais porque crea medo, inseguridade, tensións, divisións… Pero por si só non é suficiente para destruírnos.

-Desconfía da “xenerosidade” dos nosos gobernantes. As poucas veces que nos recoñecen un dereito adoita ser coa finalidade de desmovilizarnos.

-A suposta “violencia”, mellor dito, os desordes públicos e os disturbios (a violencia exércese contra as persoas non contra os obxectos) se non van acompañados dunha reflexión previa e están encadrados dentro dunha estratexia global, adoitan ser contraproducentes. En calquera caso, non hai que esquecer estas 2 frases sacadas deste texto que son moi boas para centrar o debate sobre esta “violencia”:

 

“El movimiento okupa puede asumir las críticas vecinales cuando éstas son debidas a la oposición violenta de un desalojo si el lugar a “defender” es lo suficientemente importante para ellos. Lo que no pueden ni quieren asumir, es enemistarse con los vecinos por la etiqueta que últimamente se les da desde la mayor parte de la “opinión pública” o “opinión publicada”, de ser los responsables de la gran mayoría de muestras de incivismo que sufre la ciudad”.

Creo que hai un eslogan que resume moi ben cal debe ser nosa postura respecto disto: “non somos tan violentos como dicides nin tan pacíficos como vos gustaría”.

-Os verdadeiros inimigos do sistema (políticos, policías, banqueiros, grandes empresarios, etc.) son os “antisistema”, os “irredutibles”. Os “institucionalizados”, os que non dubidan en deixarse legalizar e absorber polas institucións, non supoñen ningún risco para o sistema

-O suposto diálogo das institucións, sobretodo o Concello como fai no noso caso a Marea Atlántica, é unha auténtica farsa. O único que persegue é anularnos e que deixemos de ser unha ameaza para eles.

-A mellor maneira de derrotarnos é por medio de crear división entre nós. Empezan por crear polémicas e tensións internas, podendo terminar por separarnos e que nos deixemos de ver como compañeirxs. Unha vez conseguido isto, é cando a represión pódese lanzar sobre nós con grandes posibilidades de éxito. Como ben di o texto:

 

Una vez todos los “grupos posibles se hayan acogido a las nuevas reglas del juego, es el momento de ir a por los “irreductibles””.

Moito se asemella a estas outras frases extraídas do artigo “Contra a legalización dos espazos okupados”, escrito en Italia en 1994 e reeditado no fanzine da Insumisa:

“Todos os centros […] que se amosan máis remisos fronte aos pactos, atoparanse ante unha represión militar inmediata ou ben ante a alternativa de aceptar condicións aceptadas precedentemente por outros centros xa lexitimados fronte á autoridade.

E todas as okupacións que continúan sen querer saber nada do diálogo co poder e que se ven obrigadas a convivir con agrupacións que optaron polo recoñecemento legal serán desaloxadas pola forza; desaloxos que veñen lexitimados polos acordos previos tomados entre outros centros e o Estado”.

Como se pode ver a estratexia difire pouco. Da igual que falemos de Italia en 1994, de Barcelona 2009 ou de Coruña 2018.

-Non deixa de ser un orgullo que os inimigos nos comparen con Robin Hood (o do síndrome de Sherwood é unha analoxía polo bosque no que se refuxiaba Robin Hood). Para paliar este enorme piropo di que o problema é que somos nós os que decidimos quen son os ricos aos que hai que roubar e quen son os pobres aos que hai que beneficiar… unha critica un tanto burda. Creo que a día de hoxe non é difícil saber quen son os opresores e quen son os oprimidos.

-Vemos que os nosos inimigos da Marea Atlántica son uns lectores empedernidos: Maquiavelo, Orwell, David Piqué…

Deixa un comentario